Análisis de la Cantidad y el Tipo de Lesiones en Futbol Infantil Temporada 2018

Dr. Gonzalo Ruíz Pérez

0 Departamento Futbol Infantil – Club Atlético Racing Club de Avellaneda, Argentina

Resumen

El fútbol es uno de los deportes más populares del mundo, cuenta con una gran cantidad de participantes tanto a nivel profesional como recreacional. Conocer la cantidad y tipos de lesiones es vital para el desarrollo de estrategias preventivas. Los datos fueron recabados durante la temporada 2018 de entrenamientos y partidos, jugadores entre 7 y 13 años de edad, del Futbol Infantil del Racing Club de Avellaneda. El registro de los datos se realizó mediante el uso de una planilla, acorde a un nomenclador. Se recibieron un total de 314 consultas en un total de 446 hs de trabajo, siendo la incidencia de lesiones de 0,70 por hora de entrenamiento. El 85 % del total de las consultas fueron lesiones registradas durante entrenamientos y partidos y el restante 15% lesiones producidas fuera del club. El 86% de las consultas fueron hechas por las categorías mayores. La mayor incidencia de lesiones se presenta en el miembro inferior (72%), seguido por zona media (18%) y el miembro superior (10%). El mayor número de consultas se debieron a traumatismos (24%), lesiones musculares (20%), torsiones (14%), lesiones del cartílago de crecimiento (10%), tendinopatias (6%), talalgias (4%) y fracturas traumáticas (3%). Las lesiones más comunes fueron los traumatismos, las afecciones musculares y las torsiones. Asimismo el sitio anatómico más afectado fue la rodilla, el muslo y el tobillo. Los trabajos de prevención no deben verse como una pérdida de tiempo, sino como una forma de optimizar los entrenamientos.

INTRODUCCIÓN

El fútbol es uno de los deportes más populares del mundo, cuenta con una gran cantidad de participantes tanto a nivel profesional como recreacional. (Ferrando 2005), es un deporte de gran impacto y demanda dentro de nuestra sociedad (Paredes, 2009)1,2.. Es un deporte de equipo, de  contacto, que representa grandes demandas. Algunas investigacio­nes informan que la práctica de deportes en equipo y sobre todo en los que existe contacto, producen mayor cantidad de lesiones en sus participantes2,3.

Catalogado por la Comisión Médica del Comité Internacional Olímpico como un deporte con “alto grado de lesión”1. El fútbol actual requiere realizar análisis cada vez más profundos en todas sus áreas: técnica, táctica, preparación física y también en el área médica. Conocer e interpretar la cantidad y tipos de lesiones es vital para el desarrollo de estrategias preventivas y planes de trabajo, que apunten a mejorar el rendimiento deportivo y sobre todo a fomentar y mantener una buena condición de salud de nuestros deportistas.
Se define práctica deportiva como la actividad de dos o más horas semanales durante al menos cinco meses consecutivos o no, en los 12 meses previos4..

El Consejo de Medicina del Deporte y Actividad Física de la Academia Americana de Pediatría, recomienda la limitación de una actividad deportiva a un máximo de cinco días a la semana con al menos un día libre de la actividad física. Además, los atletas deben tener en por lo menos dos a tres meses al año de descanso. Las lesiones por uso excesivo, la falta de descanso adecuado puede desencadenar en un síndrome de sobre entrenamiento o “burnout"5..

En las últimas décadas ha aumentado sostenidamente la práctica del deporte competitivo en los niños y adolescentes6.
Es cada vez más frecuente la práctica de actividades deportivas especificas desde edades tempranas, con el consecuente riesgo de aparición de lesiones y encontrándose los deportistas de estas edades en una etapa de desarrollo muscular y de crecimiento óseo especialmente vulnerable7..

Se define lesión como el daño producido por violencia física auto o heteroinflingida cuya intensidad motiva la interrupción de la actividad que se desarrolla en ese momento, sin considerar la duración de la interrupción, y que ocurrió en los últimos seis meses de la práctica deportiva4..

La F-MARC, en septiembre de 2007, definió a la lesión como aquella injuria producida a cualquier jugador de fútbol ocurrida durante un partido o práctica de fútbol, que requiere asistencia médica y que genera baja deportiva y le impide realizar los entrenamientos en forma completa con sus compañeros; si no genera baja deportiva se considera simplemente como atención médica. En ese documento se refiere en términos textuales como “medical attention injuries” y “time loss injuries”8..

MÉTODO

Los datos fueron recabados durante la temporada 2018, de entrenamientos y partidos (entre febrero y noviembre), abarcando a las categorías 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010 y 2011 (jugadores entre 7 y 13 años de edad) del Futbol Infantil del Racing Club de Avellaneda.

Los entrenamientos se dieron de martes a viernes (cuatro entrenamientos semanales), para las categorías 2005, 2006 y 2007. Con una duración de 150 minutos por entrenamiento, sumando 174 días de entrenamientos a lo largo de la temporada competitiva (435 horas de entrenamientos). Las competencias que afrontan los jugadores de la institución tienen una duración de entre 50 y 60 minutos, disputando dos torneos que cuentan con 21 fechas cada uno, sumando 21 días más de actividad y 21 horas extras de estímulos para las categorías mayores (dando un total de 195 días de estímulos y 446 horas de actividad a lo largo de un año competitivo). La categoría 2008 tuvo un régimen de entrenamientos de tres estímulos por semana con la misma duración (150 minutos) y las categorías menores (2009, 2010 y 2011) tuvieron dos estímulos semanales de 120 minutos de duración. Los tiempos de competencia para las categorías menores es de 40 minutos, también disputando torneos de 21 fechas.

En este estudio nos centramos en las categorías mayores debido a que poseen la mayor cantidad de consultas registradas. Estas categorías cuentan con un numero de 40 jugadores cada una, y las menores suelen tener un número similar, sumando una cantidad de 120 jugadores para las tres categorías mayores (2005, 2006 y 2007) y un total de 160 jugadores las categorías menores. Teniendo nuestra muestra un total de 280 jugadores.

Cabe consignar que, además de la actividad deportiva en nuestra institución, los niños cuentan con la actividad escolar y  muchos de los jugadores mantienen una competencia extra club, teniendo en algunos casos también algún estimulo de entrenamiento agregado, sumando a los jugadores en estas edades tempranas un régimen de entrenamientos y competencias de seis estímulos semanales y un solo día de descanso.
El registro de los datos se realizó mediante el uso de una planilla donde consta el área del cuerpo lesionada y el diagnóstico presuntivo, acorde a un nomenclador. (Anexos 1 y 2).

Resultados

Durante la temporada 2018 se recibieron un total de 314 consultas. Cabe aclarar que este número corresponde a consultas por jugador, en algunos casos un jugador ha reportado en cada consulta más de un área lesionada y/o más de un tipo de lesión.

La incidencia de lesiones se define como el número de lesiones nuevas ocurridas durante un determinado período de tiempo estudiado. En estudios similares analizados, la incidencia lesión se expresa por cada 1000 horas de exposición repartidas entre entrenamientos y partidos8. En esta evaluación se alcanzó un total de 446 hs. de trabajo, siendo nuestros resultados la incidencia de lesiones de 0,70 por hora de entrenamiento (acorde con nuestro universo).

La cantidad de consultas mensuales tuvo una distribución similar durante el año deportivo (febrero – noviembre), teniendo un promedio de 31.4 consultas mensuales.
También se encontró como dato aleatorio que el 85% del total de las consultas recibidas fueron lesiones registradas durante entrenamientos y partidos y el restante 15% fueron lesiones producidas fuera del club (baby futbol/futsal, en la escuela, en la casa o vía pública).

Distribución de las consultas por categoría

Del total de las consultas el 86% fueron hechas por las categorías mayores (de los cuales el 30% pertenecieron a la categoría 2005, 28% para la categoría 2006 y también el 28% para la categoría 2007). Mientras que las categorías menores sumaron entre todas el 14% (8% para la categoría 2008, 3% para la categoría 2009, 2% para la categoría 2010 y el 1% para la 2011).

Registro de lesiones según el área del cuerpo lesionada

Del global de consultas recibidas durante la temporada 2018, el 21% del total de las consultas fueron por afecciones en la rodilla (incidencia 0.15), el 18% fueron por patologías que se situaron en el muslo (incidencia 0.13), el 13% se lo llevaron las afecciones del tobillo (0,10 de incidencia), mientras que la zona de la pierna alcanzó el 7%, la cara y cabeza el 7%. En tanto que el talón y el pie sumaron el 10% (5% cada zona) del total de las consultas. El resto de las áreas anatómicas representó un porcentaje menor de consultas (Figura 1) (Tabla 1).

Tabla 1. Detalle total de consultas según área del cuerpo lesionada.

Comparando nuestros datos con la bibliografía, vemos que coinciden las regiones más comúnmente afectadas. Trabajos como el Brandt realizado en jugadores de categorías juveniles y los de Paús - Torrengo (realizados tanto en categorías juveniles como en jugadores profesionales),  muestran una distribución similar en cuando a la región anatómica afectada 3,9,10.

Otros, como el de Linares García, en un estudio de jugadores de 15 años de promedio, muestra como región más afectada al tobillo2. Martínez et al. obtuvo una distribución de 20% para el muslo, 14,3% para la rodilla, 12,07% para el tobillo y 14,3% para el pie11. Price et al. encontró valores similares12, Anderson et al. mostró en su análisis un 21% para el muslo, un 26% para la rodilla y 23,1% para el tobillo13

Rodríguez Sanz, en un estudio con jugadores de edades similares a nuestra muestra exhibió 16% para el muslo, un 11% para la rodilla y un 27% para el tobillo y un 16% para el pie.
Para facilitar la lectura e interpretación de los datos dividimos el cuerpo en tres zonas:

Zona media o eje, que incluye: cara/cabeza, cuello/cervicales, región dorsal, región lumbar, esternón/costillas, tórax, abdomen, pelvis/sacro, cadera, ingle.
Miembro superior, que incluye: hombro, brazo, codo, antebrazo, muñeca, mano, dedo de mano, pulgar. Además se detalla si el miembro es derecho o izquierdo
Miembro inferior, que incluye: glúteo, muslo, rodilla, pierna, tobillo, tendón de Aquiles, talón, pie, dedo de pie. Además se detalla si el miembro es derecho o izquierdo y en caso de muslo y pierna si es anterior o posterior.

Los resultados muestran que la mayor incidencia de lesiones se presenta en el miembro inferior (0.53), representando el 72% de las consultas. La zona media o eje tuvo un 18% de las consultas y otro 10% se alojó en el miembro superior. Hay coincidencia con la bibliografía encontrada en que la zona del miembro inferior es el área mas afectada por las lesiones en el fútbol, independientemente de la edad del jugador.  

El análisis de los resultados en la zona media muestra que la región más afectada resultó ser la cabeza y la cara, con el 37% de las consultas, seguido por las afecciones en el abdomen con el 15%, las lesiones en la  zona lumbar representaron el 12% de las consultas y los padecimientos en la región del cuello y cervicales abarcaron el 10% del total de las preguntas de la zona media. En menor frecuencia se presentaron consultas por lesiones en tórax, esternón y costillas, pelvis, sacro, ingle y cadera.

Los tipos de lesión que se repite con mayor frecuencia en la zona media son los traumatismos y las lesiones musculares.

En el miembro superior, el 25% de las consultas se alojaron en la muñeca, distribuyéndose el 62% en la muñeca izquierda y el 38% en la derecha. El 21% de las consultas fueron por lesiones en dedos de la mano (ubicándose el 71% en dedos de mano izquierda y el 29% en dedos de mano derecha).  

El antebrazo alcanzó el 18% del total de las lesiones en el miembro superior (67% de las cuales se presentaron en el antebrazo izquierdo). Mientras que la mano obtuvo el 15%,(con mayoría de registros en mano derecha). Los restantes resultados fueron codo 9%, pulgar 9%, hombro 6% y no se registraron lesiones en el brazo.

Las estructuras del miembro superior fueron afectadas en mayor porcentaje por lesiones de contacto (traumatismos, fracturas y laceraciones). También se presentaron lesiones por torsiones y un caso de luxación en dedo (Tabla 2).

La zona del cuerpo más afectada por las lesiones en nuestro trabajo fue el miembro inferior, donde se alojaron el 72% de las consultas.

De estas la rodilla representa la mayor cantidad de consultas con el 29% de los casos del miembro inferior, sin diferencias significativas entre ambos laterales. Los tipos de lesiones más comunes en la rodilla fueron las del cartílago de crecimiento y los traumatismos, además se presentaron lesiones por tendinopatias y torsiones.  

Siguen en frecuencia las lesiones localizadas en el muslo con un 26%, distribuyéndose de manera similar entre el muslo derecho e izquierdo (derecho 52%, izquierdo 48%). La diferencia se presenta si contemplamos las consultas en la zona anterior o posterior del muslo (anterior 61%, posterior 39%). Dentro de las lesiones en el muslo anterior el 61% se alojaron en el derecho y el 39% en el izquierdo, realizando el mismo análisis en la región posterior del muslo se encontró que el 63% de las lesiones se ubico en el muslo posterior izquierdo y el 37 % en el muslo posterior derecho. 

Las lesiones musculares fueron las más comunes en la región del muslo, seguido por traumatismos y en tercer orden las tendionopatias.
El  tobillo representó el 19% de las consultas del miembro inferior. El 53% de las intervenciones se situaron en el tobillo derecho mientras que el 47% fueron en el tobillo izquierdo. Las lesiones que se presentaron con mayor frecuencia en el tobillo fueron las torsiones, seguido por los traumatismos y en menor medida en el cartílago de crecimiento, laceraciones y fracturas traumáticas

Las consultas en la pierna sumaron el 9%, la derecha se lleva el 64% de las consultas frente al 36% de las de la izquierda. No se encontraron diferencias entre la localización anterior y posterior de las lesiones (50% cada una). En cambio si analizamos la distribución de las consultas dentro de la parte anterior observamos que el 64% se presentó en la pierna anterior derecha y el 36% en la izquierda. Realizando lo mismo en la región posterior de la pierna se observó también un predominio de la pierna posterior derecha (64%) frente a la izquierda (36%).

Los tipos de lesiones más frecuentes que se presentaron en la pierna fueron los traumatismos y las lesiones musculares.

El talón acaparó el 8% de las consultas, con una distribución igual en ambos talones. Las talalgias fueron las lesiones más comunes del talón y en menor medida las lesiones del cartílago de crecimiento. En el pie se situaron también el 8% de las consultas, con cierto predominio del pie izquierdo. Siendo el tipo de lesión más frecuente los traumatismos, mientras que las lesiones por cartílago de crecimiento, las tendinopatias y las fracturas traumáticas, tuvieron una  distribución similar.
La zona del glúteo tuvo el 1% y el tendón de Aquiles y los dedos del pie tuvieron 0,5% de las consultas cada uno.

Consultas según el diagnostico presuntivo

El mayor número de consultas se debieron a traumatismos, siendo el 24% del total de los casos (incidencia de 0,20). Seguido por las lesiones musculares con el 20% (incidencia 0,16),  coincidiendo con los resultados obtenidos por Rodríguez Sanz. Las torsiones acapararon el 14% del total de las consultas (obteniendo el 0,12 de incidencia), mientras que las lesiones del cartílago de crecimiento fueron el 10% del total de las consultas. Las tendinopatias sumaron el 6%, las talalgias representaron el 4% y las fracturas traumáticas el 3%. El resto de las lesiones sumaron porcentajes menores y una baja incidencia (Tabla 2) (Figura 2). No se registraron fracturas por sobreuso o estrés, a pesar de la alta intensidad de exigencias que sufren los deportistas.

Comparando nuestros datos con otros estudios en edades mayores a nuestra muestra, vemos que las lesiones musculares acaparan la mayor parte de las consultas3, 9, 10 y en otras publicaciones, como la de Linares García muestra a los esguinces como lesión predominante2. En el presente trabajo las consultas musculares representan el segundo lugar en orden de frecuencia y las torsiones el tercero, evidenciando que si bien los traumatismos son más frecuentes en los niños como motivo de consulta, las patologías comunes se coinciden con las publicaciones independientemente de la edad, siendo estas propias del deporte.

Realizando un entrecruzamiento de los datos, se analizo la distribución anatómica de los tipos de lesiones más frecuentes.

Tabla 2. Distribución  de consultas según tipo de lesión.

En cuanto a los traumatismos, el 26% de los casos se dieron en la rodilla (41% en la derecha y 59% en la izquierda). El pie ocupó el 13% de los traumatismos presentando una distribución similar entre ambos pies. La pierna sumó el 12% de las lesiones traumáticas, siendo la región anterior de la pierna derecha el lugar que más traumatismos padeció (60%), la región anterior de la pierna izquierda sumó el 20% de los casos y la parte posterior de la pierna, tanto derecha como izquierda, representó el 20% de las restantes lesiones. En cuanto al tobillo el 83% de los traumatismos se alojó en el izquierdo y el 17% en el derecho. En ambos pies no se presentaron diferencias significativas en la distribución de los traumatismos.

Las lesiones musculares, fueron en su totalidad por contracturas o mialgias (no se presentaron signos ecográficos de desgarros musculares).

Este tipo de lesión sumó el 20% de todas las consultas, teniendo como lugar preponderante de asiento a la región del muslo (representando el 73% de las consultas musculares), en coincidencia con las publicaciones de Paús y Torrengo9, 10. De estas, la región anterior del muslo derecho fue la más afectada con el 38% de los casos, la siguen la región posterior del muslo izquierdo (28%), 23% en la región anterior del muslo izquierdo y 11% en la región posterior derecha. Esto se contrapone con estudios como el de Brandt donde la zona posterior del muslo es el asiento de la mayor cantidad de lesiones3.

En cuanto a las lesiones musculares en la pierna, el mayor porcentaje se sitúa en la parte posterior 90% (70% en la pierna posterior derecha y el 30% en la izquierda).
En las consultas por torsiones o esguinces, el 52% se produjeron en el tobillo, presentando una distribución similar entre ambos. La rodilla representó el 23% de las torsiones, afectando en un 73% a la rodilla derecha y a un 27% a la rodilla izquierda. La muñeca tuvo un 12% de lesiones por torsión, distribuyéndose en un 63% en la izquierda y en un 37% en la derecha. El pie derecho sumó el 63% de las consultas y el izquierdo sufrió el 33% de las lesiones por torsión, similar distribución se encontró en las torsiones en el pulgar.

Las consultas por afección del cartílago de crecimiento fueron del 10%, siendo la rodilla el 75% de los casos (presentando una distribución similar entre ambas rodillas). El talón se llevó el 16% de las consultas, asentando el 70% de las lesiones en el derecho y el 30% en el izquierdo.

Dentro de las lesiones por tendinopatías, el 69% de las mismas se alojaron en la rodilla, siendo el 60% en la izquierda y el 40% en la derecha. En el pie las tendinopatías mostraron similar distribución.

La distribución de las talalgias muestra que el 67% se dieron en el talón izquierdo y el 33% en el derecho.

Las fracturas traumáticas presentaron una distribución algo mayor en el miembro superior (20% para el antebrazo izquierdo y dedos de mano derecha, 10% para el codo y muñeca derecha). Los demás valores son: 20% para el pie derecho, 10% para el tobillo derecho y 10% para la fractura de huesos propios de la nariz. En cuanto al lado afectado, el derecho muestra mayor porcentaje de fracturas (78%).

Conclusiones

En el presente estudio encontramos que las lesiones más comunes en niños que practican deportes fueron los traumatismos, las consultas por afecciones musculares y las torsiones. Asimismo encontramos que el sitio anatómico más afectado en nuestros deportistas fue la rodilla, seguidos por el muslo y el tobillo.

En base a los resultados de los datos recabados durante el período analizado  entendemos que son de suma importancia para optimizar la formación y el desarrollo físico de los jugadores del futbol infantil, además de hacer énfasis en la prevención de futuras lesiones a través del desarrollo de programas de entrenamiento donde se tengan en cuenta los tópicos que se detallan a continuación:

  • Flexibilidad
  • Coordinación
  • Propiocepción
  • Pliometria
  • Estabilidad de zona media (core)
  • Agilidad
  • Equilibrio
  • Velocidad de pensamiento y toma de decisión, así como el desarrollo de la destreza motora
  • Además del desarrollo de las demás capacidades condicionales y coordinativas

También sugerimos como una posibilidad válida y de utilidad incorporar gestos propios de distintos deportes que favorezcan el desarrollo neuro-motor de los niños deportistas. Incorporar adecuadas técnicas de ejecución de las actividades, hacer hincapié en optimizar gestos deportivos, así como también tener en cuenta la higiene postural de los jugadores.
Entender la importancia del entrenamiento silencioso (nutrición, descanso, educación, la esfera emocional y medioambiental).
Los trabajos de prevención y contención de los niños no deben verse como una pérdida de tiempo de los entrenamientos, sino como una forma de optimizarlos. Mientras menos tiempo pasen en el consultorio más tiempo lo harán en el campo de juego.

Referencias

1. Gómez Piqueras (2008). http://www. efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires; 13: 125

2. Linares García S (2014). Epidemiological study of the most common injuries in U16 and U18 football scholls. AGON. International Journal of Sport Sciences; 4(1). 46-55.

3. Brandt (2017). Análisis estadístico de lesiones en Fútbol Juvenil. Revista de la Asociación Argentina de Traumatología del Deporte; 24 - 1: 26-31

4. Amato R (2000). Deporte Competitivo infanto Juvenil: ¿Promoción de la Salud o situación de riesgo? Adolescencia Latinoamericana; 2: 9-15.

5. Brenner J. S. (2007). Overuse Injuries, Overtraining, and Burnout in Child and Adolescent Athletes. Pediatrics; 119; 1242-1245

6. Guzmán (2012). Revista Médica Clínica Las Condes; 23(3) 267-273.

7. Rodríguez Sanz (2008). Incidencia de lesiones en categoría benjamín en una escuela de fútbol. Revista Internacional de Ciencias Podológicas; 2(1). 7-11.

8. Luna Cáceres, Olmos, Sampietro, Madrid (2010). Incidencia y características de las lesiones producidas en el futbol juvenil del Club Atlético Belgrano de Córdoba. Revista de la Asociación Argentina de Traumatología del Deporte; 1: 35-40

9. Paús, Torrengo (2003). Incidencia de lesiones en jugadores de fútbol juvenil. Clínica del deporte. Revista de la Asociación Argentina de Traumatología del Deporte; 10(1). 28-34.

10. Paús, Torrengo (2003). Incidencia de lesiones en jugadores de fútbol profesional. Clínica del deporte. Revista de la Asociación Argentina de Traumatología del Deporte; 10 (1).10-17.

11. Martínez, Villani, Lamas, Fernández. (2008). Análisis estadístico de lesiones deportivas en futbolistas que integraron selecciones juveniles de la Asociación del Fútbol Argentino. Asociación de Kinesiología del Deporte Año 7, N 23:3-9.

12. Price, Hawkins, Hulse, Hodson (2004). The Soccer Association medical research programme: an audit of injuries in academy youth football. British Journal of Sports Medicine; Vol. 38 Issue 4, p466, 6p.

13. Anderson, Griesemer, Johnson (2000). Injuries in youth soccer: a subject review. American Academy of Pediatrics. Committee on Sports Medicine and Fitness. Pediatrics; 105 (3 Pt 1).659-61.

Cita en Rev. Asoc. Argent. Traumatol. Deporte

Dr. Gonzalo Ruíz Pérez (2019). Análisis de la Cantidad y el Tipo de Lesiones en Futbol Infantil Temporada 2018. . (1).https://aatd.org.ar/articulo/analisis-de-la-cantidad-y-el-tipo-de-lesiones-en-futbol-infantil-temporada-2018-2745-sa-95dfbf66ce22b1