Análisis Estadístico de Lesiones en Fútbol Profesional de un Equipo de Segunda División del Futbol Argentino - Club Atlético Sarmiento de Junín

Dr. Luis Introcaso

0 Médico Deportólogo, MP 62667, AFA 5469/15

Resumen

El registro de la cantidad y el tipo de lesiones que padecen los jugadores que conforman un plantel profesional permite al Cuerpo técnico y al cuerpo médico desarrollar estrategias preventivas y de tratamiento, con la finalidad de disminuir la incidencia de lesiones. Hemos recopilado las consultas médicas por lesión ocurridas durante 27 meses, donde el mismo Cuerpo técnico entrenó a un total de 65 jugadores durante 818 horas, sumando 703 horas en entrenamientos y 115 horas en partidos oficiales. Fueron registradas 229 lesiones, de las cuales 169 se produjeron durante los entrenamientos y 60 ocurrieron en partidos oficiales. Así obtuvimos una incidencia de lesiones global de 4,31 por cada 1.000 horas de exposición, siendo en entrenamientos de 3,69 cada 1.000 horas de exposición y en partidos oficiales de 9,84 por cada 1.000 horas de exposición. La amplia mayoría de las lesiones fueron de Grado I: 86,9%. Las de Grado II fueron el 9,2% y las Grado III fueron sólo el 3,9%. Hallamos un porcentaje elevado de lesiones Músculo-Tendinosas: 55% del total. Un 36,3% fueron de origen Articular-Ligamentario y un 8,7% Óseas. Nuestra incidencia de lesiones está por debajo de la media internacional, tanto para los entrenamientos como para la competencia. La gravedad de las lesiones ha sido un punto a favor, con una incidencia de lesiones graves muy baja y un promedio de días de baja por jugador también muy bajo.

Abstract

The record of the amount and type of injuries suffered by players that make up a professional team allows the Technical Managers and the Medical Team to develop preventive and treatment strategies, with the purpose of reducing the incidence of injuries. We have compiled the medical consultations for injuries that occurred during 27 months, where the same Technical Managers trained a total of 65 players during 818 hours, adding 703 hours in training and 115 hours in official matches. 229 injuries were recorded, of which 169 occurred during Training and 60 occurred in Official Matches. Thus, we obtained a Global Injury Incidence of 4.31 per 1000 hours of exposure, being of 3.69 per 1000 hours of exposure in Training and of 9.84 per 1000 hours of exposure in Official Matches. The vast majority of injuries were Grade I: 86.9%. Those of Grade II were 9.2% and Grade III were only 3.9%. We found a high percentage of Muscle-Tendinous injuries: 55% of the total. The 36.3% were of Articular-Ligamentary injuries and the 8.7% Bone injuries. Our Incidence of Injuries is below of the international average, both for the Training and Competition Index. The severity of the injuries has been a point in favor, with a very low incidence of serious injuries and an average of days of player loss very low.

Cuerpo Técnico: Iván Delfino (Director Técnico), Gerardo Alfaro (Ayudante de Campo), Emanuel Russo (Ayudante de Campo), Tulio Pianessi (Preparador Físico), Joaquín Bongiovani (Preparador Físico), Rodrigo Burela (Entrenador de Arqueros).
Cuerpo Médico: Lic. Sara Vozzi (Nutricionista), Kn. Fernando Pérez (Kinesiólogo), Kn. Sergio Malizia (Kinesiólogo.), Kn. Carlos Vilaseca (Kinesiólogo.), Dr. Mario Rodriguez (Médico), Dr. Mauro Ferraiuolo (Médico) y Dr. Luis Introcaso (Médico).
Estadísticas: Tulio Pianesi y Dr. Luis Introcaso

INTRODUCCIÓN

El fútbol es uno de los deportes más populares alrededor del mundo, como queda demostrado por el incremento constante en el número de jugadores que lo practican. En el año 1984 presentaba aproximadamente 60 millones de jugadores federados y 150 países asociados a la FIFA, habiendo aumentado en la actualidad a 250 millones de jugadores federados en 208 países asociados. También es uno de los deportes que mayor riesgo de lesión conlleva1. En Europa representa un cuarto de las lesiones registradas en deportes2,3.

El futbolista profesional se ve sometido a diferentes presiones económicas y contractuales, lo cual, asociado a cambios en la dinámica del juego en los últimos años, hace que las lesiones sean un evento adverso mayor en la carrera del deportista, exigiendo entonces poner énfasis en la cuantificación y prevención de las mismas.

La incidencia de lesiones (IL) es definida como el número de lesiones ocurridas en un período de tiempo determinado, calculado en horas de exposición, ya sea en partidos oficiales como en entrenamientos. En la bibliografía revisada, esta incidencia se calcula por cada 1000 horas de exposición, y se tiene en cuenta el número de lesiones, el número de jugadores y las horas de exposición multiplicado por 10004,5.

Registros obtenidos a nivel internacional, con el fin de estudiar la IL en países como Inglaterra, España, Alemania, Francia o Suecia, han constatado resultados similares con una incidencia de lesiones que oscila entre 1 y 5,3 cada 1000 horas de exposición en entrenamientos y entre 7,1 y 37,6 cada 1000 horas de exposición en partidos oficiales6.

La clasificación de gravedad de las lesiones se basa en lo publicado en el suplemento del American Journal of Sports Medicine en el año 2000 por Dvorak y Junge7, que las divide de acuerdo a la cantidad de días necesarios para el retorno deportivo. Así, las lesiones se clasifican en Grado I, (Leves) las que requieren menos de 7 días de baja deportiva; Grado II, (Moderadas) aquellas que necesitaron entre 7 y 21 días de baja deportiva y Grado III, (Graves) las que requirieron más de 22 días de baja. En nuestro país, Vicente Paús y Federico Torrengo5, le ponen un límite de 22 días a 8 semanas a las lesiones de Grado III y agregan una cuarta categoría o Grado IV (Severas) para las lesiones que requieran una baja deportiva superior a las 8 semanas.

La patología músculo-tendinosa es la causa más frecuente de baja en jugadores de fútbol profesional en todo el mundo4, seguido de las lesiones articulares-ligamentarias y por último, las de origen óseo.

Todas las estadísticas de lesiones halladas en la bibliografía se basan fundamentalmente en lo que ocurre en el fútbol profesional de Primera División, con escasos reportes de equipos que disputen en la Segunda División de las diferentes ligas8. No se hallaron reportes en la Segunda División de Argentina
Por lo tanto el objetivo del presente análisis estadístico es conocer la IL de nuestro equipo, saber qué sistema orgánico es el más afectado, establecer la gravedad de la lesión, cuantificar los días de baja futbolística, conocer el mecanismo lesional, ver qué métodos de estudio hemos utilizado, conocer la terapéutica implementada, comparar nuestro registro con trabajos publicados en la bibliografía y establecer trabajos preventivos.

Material y Métodos

Éste es un estudio prospectivo, descriptivo, estadístico y epidemiológico, limitado a la  identificación de un conjunto de casos clínicos ocurridos en un determinado período de tiempo.

Se han recopilado el total de consultas médicas por lesión ocurridas desde octubre de 2017 a diciembre de 2019 (27 meses), donde el mismo Cuerpo técnico entrenó a un total de 65 jugadores: 6 arqueros, 16 defensores, 26 mediocampistas y 17 delanteros (Tabla 1), durante 818 horas, sumando 703 horas en entrenamientos y 115 horas en partidos oficiales (Gráfico 1)

Tabla 1.


Grafico 1.  115 horas de exposición en Partidos Oficiales; 703 horas en Entrenamientos.

Las dolencias padecidas por los futbolistas fueron registradas diariamente, documentando los días de rehabilitación hasta el momento del alta.

Se destaca que todas las lesiones fueron evaluadas y tratadas por el mismo cuerpo médico, siguiendo una misma metodología de evaluación semiológica, algoritmo de estudios complementarios y tratamientos protocolizados por el grupo de trabajo.

Los datos obtenidos fueron registrados en planillas excel diseñadas para tal fin.

Resultados

Nuestro equipo de trabajo realizó un seguimiento a los 65 jugadores entrenados por el mismo cuerpo técnico, durante el período de 27 meses analizados. En este tiempo se realizaron 593 sesiones de entrenamiento (703 horas) y compitieron 74 fechas oficiales (115 horas).  De los 65 jugadores entrenados en este período, el cuerpo técnico convocó 53 para competir en partidos oficiales. Doce jugadores no han tenido minutos de exposición en competencia.

Durante el período señalado, fueron registradas 229 lesiones, de las cuales 169 (73.8%) se produjeron durante los entrenamientos (30 en pretemporada, 17 en partidos amistosos y 122 durante la temporada regular) y 60 lesiones (26.2%) ocurrieron en partidos oficiales. (Tabla 2)

Tabla 2.

Encontramos una incidencia de lesiones global de 4,31 por cada 1000 hs de exposición, siendo en entrenamientos de 3,69 cada 1000 hs de exposición y en partidos oficiales de 9,84 por cada 1000 hs de exposición.

En nuestro trabajo observamos que la amplia mayoría de las lesiones fueron de Grado I: 199 (86,9%). Las moderadas o Grado II fueron 21 lesiones, representando el 9,2% y las graves o Grado III fueron muy escasas, sólo 9 (3,9%). (Gráfico 2)


Gráfico 2.  Lesiones Grado I: 86,9%; Grado II: 9,2%; Grado III: 3,9%

La cantidad de días de baja registrados ha sido 1697 en total. Si bien esta cifra es elevada, cabe mencionar que sólo cuatro jugadores han representado el 67% de esos días: 1144. Los cuatro sufrieron rotura de LCA y uno de ellos debió ser re-operado a los cinco meses de la primera cirugía, por lo que prolongó su rehabilitación y consecuentemente, los días de baja.

En nuestro registro detectamos que en un 26% de los casos la lesión se produjo por contacto, mientras que un 74% ocurrieron sin contacto con el rival. Dentro de las lesiones sin contacto, aquellas por sobreuso fueron las más frecuentes.

Nuestro equipo de trabajo necesitó realizar un estudio por imágenes en 105 ocasiones (45,8% del total de los casos) y en siete oportunidades necesitó más de un estudio para arribar al diagnóstico correcto (3 RNM + Rx ; 2 RNM + TAC; 2 RNM + Ecografía). La ecografía fue el método más requerido, solicitado en 45 oportunidades, seguidos por radiología y RNM en 30 ocasiones.

Hemos observado un porcentaje importante de lesiones músculo-tendinosas: 55% del total (126 casos). Un 36,3% fueron de origen articular-ligamentario (83 casos) y un 8,7% óseas (20 lesiones). (Gráfico 3)

Dentro de las 126 lesiones músculo-tendinosas, encontramos al sobreuso como mecanismo causal principal, observando que 78 (61,9%) de ellas fueron catalogadas como sobrecarga muscular. En 14 ocasiones se diagnosticó contractura muscular, en 16 desgarros y en 3 distensiones. El mecanismo traumático generó en las 15 oportunidades restantes una contusión muscular.

Cabe destacar que de los 16 desgarros musculares detallados, 2 fueron de origen traumático.


Gráfico 3.  Musc-Tend: 55%; Art-Lig: 36.3%; Óseas: 8,7%

Nuestros jugadores padecieron lesiones del miembro inferior en 191 ocasiones (83,4% de los casos). En 85 casos se vio comprometido el muslo, en todos ellos de origen muscular. Registramos además 33 lesiones de tobillo, 25 lesiones de rodilla, 22 sobre la pierna y 14 sobre el pie.

Pudimos ver que el cuádriceps (44 ocasiones; 34,9%), los isquiotibiales (35 ocasiones; 27,8%) y los aductores (21 ocasiones; 16,7%) se llevaron el porcentaje más alto: 79,4% de todas las lesiones de origen muscular de los miembros inferiores.  El complejo gemelos-sóleo sumó 23 lesiones (18,2% del total). Los tres restantes fueron sobre glúteo y psoas (2,4%). (Gráfico 4)


Gráfico 4. Lesiones Musculares: Cuadriceps 34,9%; Isquiotibiales 27,8%; Aductores 16,7%; Gemelo-Soleo 18,2%; Psoas y Gluteo medio 2,4%.

Aquellas lesiones que requirieron tratamiento quirúrgico fueron un total de 7 (3%): cuatro cirugías de ligamento cruzado anterior de rodilla, una fractura de metacarpiano, una lesión meniscal y una fractura de muñeca.  El resto, 222 (97%) recibieron tratamiento médico-kinésico, con rehabilitación completa por los kinesiólogos del club. 

Discusión

La última definición de FIFA sobre lesión en el fútbol es “cualquier daño físico que presente un jugador tanto en competencia como en entrenamiento, independiente de la necesidad de atención médica o de la incapacidad que genere para la práctica del futbol”9.

Durante el período analizado fueron registradas 229 lesiones, de las cuales 169 (73.8%) se produjeron durante los entrenamientos (30 en pretemporada, 17 en partidos amistosos y 122 durante la temporada regular) y 60 lesiones (26.2%) ocurrieron en partidos oficiales.

Así obtuvimos una incidencia de lesiones global de 4,31 por cada 1000 hs de exposición, siendo en entrenamientos de 3,69 cada 1000 hs de exposición y en partidos oficiales de 9,84 por cada 1000 hs de exposición.

Al comparar nuestra IL con trabajos publicados en nuestro país y en España en el ámbito del fútbol profesional, vemos que la incidencia global oscila entre 6 y 9 por cada 1000 hs de exposición, mientras que la incidencia de lesiones en entrenamientos es 6,0 por cada 1000 hs de exposición y en competencia oscila entre 25 y 28 cada 1000 hs de exposición, según los diferentes autores, llegando hasta 40,2 cada 1000 hs en algunos trabajos5,8. (Tabla 3).

Tabla 3.

La gravedad de las lesiones también ha sido un punto a favor, con una incidencia de lesiones graves muy baja (3,9%) y un promedio de días de baja por jugador muy bajo, con altísima re-inserción al trabajo.

En nuestra estadística la gran mayoría de las lesiones fueron de Grado I: 199 (86,9%). Las moderadas o Grado II fueron 21 lesiones, representando el 9,2% y las graves o Grado III fueron muy escasas, sólo 9 (3,9%). Cabe destacar que en nuestro caso, la cantidad de lesiones de Grado III fue mucho menor que la media registrada en trabajos internacionales (7-8%) y en el total de los casos se produjeron en competencia durante partidos oficiales.

Es importante mencionar que todos los planteles que entrenó este cuerpo técnico en el período analizado llegaron a disputar las instancias finales de los certámenes competidos, motivo por el cual, podría suponerse un mayor desgaste físico que la media de los planteles de la misma divisional.

No se ha establecido un consenso acerca de cual es el mecanismo de lesión más frecuente en jugadores de fútbol. Las publicaciones de autores como Tscholl, Dvorak, Junge y Dick manifiestan que entre el 70 y el 80% de las lesiones en futbol profesional ocurren con contacto, mientras que otros autores como Paús, Chomlack, Hägglund y Giza aseguran que sólo ocurren con contacto entre el 20 y el 40%. El resto, sin contacto2.

En los 27 meses analizados, detectamos que en un 26% de los casos la lesión se produjo por contacto, mientras que un 74% ocurrieron sin contacto con el rival.  Dentro de las lesiones sin contacto, aquellas por sobreuso fueron las más frecuentes.

Los estudios por imágenes colaboran de manera importante en la identificación del diagnóstico de la lesión10. El ultrasonido es el método más frecuentemente solicitado en fútbol, probablemente debido a que las lesiones de origen muscular son las más frecuentes en este deporte.

Nuestro equipo necesitó realizar un estudio por imágenes en 105 ocasiones (45,8% del total de los casos) y en 7 oportunidades necesitó más de un estudio para arribar al diagnóstico correcto (3 RNM + Rx ; 2 RNM + TAC; 2 RNM + Ecografía). La ecografía fue el método más requerido, coincidiendo con las publicaciones, solicitado en 45 oportunidades, seguidos por radiología y RNM en 30 ocasiones.

El sistema orgánico que más frecuentemente ha sido lesionado es el sistema músculo-tendinoso, con un 55% de los casos, en coincidencia con los reportes de otros autores. La mayor parte de las veces el mecanismo lesional ha sido el sobreuso, con sobrecargas y contracturas musculares al frente del tipo de lesión muscular encontrada2,4,5. El muslo es el sitio más comprometido, donde cuádriceps (34,9%), isquiotibiales (27,8%) y aductores (16,7%) son los principales músculos afectados. El complejo sóleo-gemelos, en la pierna, también es un sitio frecuente de lesión con un 18,2% de los casos.

Las lesiones articulares-ligamentarias son la segunda causa frecuente de baja futbolística. Un 36,3% de las lesiones de nuestra muestra fueron de origen articular-ligamentario (83 casos). La articulación más frecuentemente comprometida es la del tobillo, con 33 casos, seguida por la rodilla con 25 lesiones. Es de destacar que durante el período de 27 meses analizados, se registraron cinco lesiones severas de rodilla, cuatro roturas de ligamento cruzado anterior (LCA) y una lesión meniscal, que se resolvieron mediante cirugía artroscópica.

Los miembros inferiores de los jugadores de fútbol son los sitios donde observamos el mayor número de lesiones, sin preferencia de lateralidad. El muslo es el área más afectada, seguida por el tobillo, la rodilla, la pierna y el pie2. Nuestros jugadores padecieron lesiones del miembro inferior en 191 ocasiones (83,4% de los casos).  En 85 casos se vio comprometido el muslo, en todos ellos de origen muscular. Registramos además 33 lesiones de tobillo, 25 lesiones de rodilla, 22 sobre la pierna y 14 sobre el pie.

Un punto a destacar es que el 100% de los casos fue diagnosticado y tratado por el cuerpo médico del club, tanto aquellos que requirieron resolución quirúrgica como los que hicieron tratamiento médico-kinésico. La eficacia de un cuerpo médico de equipo depende de varios factores como su formación profesional, su actualización científica continua, la comunicación directa con el cuerpo técnico y la buena relación con los jugadores.  Es fundamental el desarrollo de protocolos para la evaluación semiológica, la solicitud de estudios complementarios y la toma de decisiones en los tratamientos a realizar.

Conclusión

Este estudio se pudo realizar gracias al trabajo en equipo y mancomunado del cuerpo técnico y el cuerpo médico del club. En el mismo pudimos apreciar que nuestra IL está significativamente por debajo de la media internacional, tanto para el índice en entrenamiento como en competencia.  El sistema orgánico que más frecuentemente ha sido lesionado es el músculo-tendinoso, siendo la mayoría de las lesiones de grado leve. El registro de la cantidad y el tipo de lesiones nos permitirá desarrollar estrategias preventivas y de tratamiento, con la finalidad de disminuir la incidencia de lesiones.

Referencias

1. Márquez Arabia, Suarez, Quiceno Noguera. (2015). Lesiones en un Equipo Sudamericano durante un Año de Seguimiento. Rev Cubana de Ortopedia y Traumatología. 2015, Vol 29, N1, p 65-75.

2. Llana Belloch, S.; Pérez Soriano, P. y Lledó Figueres, E. (2010). La epidemiología del fútbol: una revisión sistemática. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, 2010, vol. 10 (37) pp. 22-40

3. Tscholl, P., O'Riordan, D., Fuller, C.W., Dvorak, J., Gutzwiller, F., Junge, A. (2007). Causation of injuries in female football players in top-level tournaments. British Journal of Sports Medicine, 2007, 41(Suppl 1), i8-14.

4. Vilamit Jana. (2010). Incidencia de Lesiones en Jugadores Profesionales de Futbol con Alta y Baja Frecuencia Competitiva. Tesis U Caece. 2010

5. Paús, V, Torrengo F, Del Compare P. (2003). Incidencia de lesiones en jugadores de futbol profesional Rev. Asoc. Argent. Traumatol. Deporte 2003, 10(1): 10-17

6. Ekstrand Jan, Bengtsson Hakan, Hallen, Ana. (2018). UEFA Elite Injury Study Report 2016-2017. 2018, p 1-33.

7. Dvorak J., Junge A., Peterson, L., Graf-Baumann, T. (2000). The American Journal of Sports Medicine, 2000, Vol 28, Issue 5, Supplement.

8. Noya Salces, Sillero Quintana. (2012). Epidemiología de las Lesiones en el Futbol Profesional Español en la Temporada 2008-2009. Archivos de Medicina del Deporte. Vol 24, N 150, 2012, p 750-766.

9. Fuller CW, Ekstrand J, Junge A, Andersen TE, Bahr R, Dvorak J, et al. (2006). Consensus statement on injury definitions and data collection procedures in studies of football (soccer) injuries. Clin J Sport Med. 2006; 16(2):97-106.

10. Bahr, Maehlum, Bolic. (2007). Lesiones Deportivas. Diagnóstico, Tratamiento y Rehabilitación. 2007.

Cita en Rev. Asoc. Argent. Traumatol. Deporte

Dr. Luis Introcaso (2020). Análisis Estadístico de Lesiones en Fútbol Profesional de un Equipo de Segunda División del Futbol Argentino - Club Atlético Sarmiento de Junín. . (1).https://aatd.org.ar/articulo/analisis-estadistico-de-lesiones-en-futbol-profesional-de-un-equipo-de-segunda-division-del-futbol-argentino-club-atletico-sarmiento-de-junin-2823-sa-p5fdbd5d6ed0a9